Testimonios


Han sido voluntarios en Qosqo Maki:

Hemos tenido la oportunidad de quedarnos un poco más de un mes en Qosqo Maki! Llegamos por casualidad hasta la calle Fierro, pero Isabel y su equipo nos recibieron con mucho cariño. Más que un equipo, encontramos allá una verdadera familia! Muy pronto, pudimos ayudar cada mañana en la panadería para la venta de productos con factura y el servicio en las mesas. Los educadores y voluntarios de la biblioteca también nos permitieron participar en la organización de algunas actividades, siempre en una atmósfera muy tranquila y familiar. Sin lugar a duda, Qosqo Maki es un lugar mágico donde sí que esperamos poder volver.

Marion y Esteban, voluntarios en panadería en Agosto 2016   

Haber conocido Qosqo Maki significa retener las miradas penetrantes e interrogadoras de los chicos que han crecido demasiado pronto debido a las circunstancias vividas. Y en el dolor y en el llanto, recuperar sus sonrisas en algunos de los momentos compartidos: mañanas de futbol con el gol ganador. Paseos improvisados por las calles de la ciudad. Visitas a los talleres de panadería y carpintería. El cuotidiano que trasciende en la limpieza, en las comidas, en las conversaciones, en el juego, en las normas, en los límites… ¡¡Aprendizajes para todos!!

Y como decía un compañero… “me siento afortunado de haber compartido tantas cosas con la gente del Cusco. Ellas me acompañan diariamente tanto en mi vida personal como en mi trabajo. ”

Mariona Arolas i Pou, educadora desde Octubre 2004 hasta Febrero 2005 y desde Junio 2008 hasta Enero   

Qosqo Maki fue para mí el inicio de mi vida profesional. Llegué a la asociación en setiembre de 2015 por 6 meses. Durante estos meses fui animadora y responsable de la biblioteca. También pasé mucho tiempo con los educadores y los jóvenes del dormitorio, lo cual me ha dado ganas de empezar mis estudios de educadora. En biblioteca hemos hecho varias cosas muy diferentes: sensibilización en las energías renovables, hasta actividades de Halloween o de Navidad, pasando por actividades más regulares como los juegos en el patio y los tiempos de lectura. Como profesional Intenté enseñarles algunas cosas, pero sobretodo ellos me han enseñado a mí. Al igual que el equipo, con quien fue muy agradable trabajar. Aconsejo a todos los que están motivados y a quienes les gustan los jóvenes emprender esta aventura gratificante de voluntariado.

Amandine, educadora de setiembre del 2015 a febrero del 2016   

Les han gustado su estancia en Qosqo Maki:

Gracias a Isabel y a todo su equipo, Adrián, Coco y Ernesto por el trabajo que realizan con los jóvenes: el alojamiento, ayuda en las tareas en la biblioteca y formación en panadería y carpintería. Continúen así, les alentamos desde Francia y enviaremos visitantes interesados por vuestro trabajo con valores.

Bernard Bruel   

Nos quedamos 7 noches y nos ha gustado la estancia. Gracias a todo el equipo.

Mathilde Carette   

Alojamiento limpio y buena acogida. Buen servicio que recomendaré.

Baptiste Grangère   

Equipo muy simpático y con predisposición. Siempre atentos a nuestros pedidos

Gladwys Robert