¡« Les Baladins » de viaje al Cusco!


¿Podrían presentarse y decir por qué han venido al Perú, específicamente al Cusco?
Somos Guillaume y Thomas, dos viejos amigos. Hemos hecho una pausa en la universidad para viajar como voluntarios en una asociación de circo social en Cochabamba, Bolivia, estamos aprovechando las vacaciones escolares de los chicos para visitar el Perú, la región del Cusco fue imprescindible visitar, fue nuestra primera etapa del viaje que al final, gracias a encuentros hermosos, se extendió por tres semanas…

 

¿Cómo han conocido Qosqo Maki ?
Conocimos a una persona que trabaja en Qosqo Maki y nos dijo que la institución acogía a simpatizantes del proyecto. Una vez que hemos llegado, hemos tenido la posibilidad de involucrarnos en la asociación.

 

¿Qué han pensado de la asociación, de la acogida, de la estancia, etc…?
De verdad es muy agradable quedarse en la asociación como visitante, dispone de todos los servicios necesarios. Ubicado en el centro histórico, hemos disfrutado de la ciudad y de la región gracias a los consejos útiles de los miembros de la asociación. El trabajo hecho con los jóvenes del dormitorio es muy constructivo y bien pensado, los chicos están invitados a vivir en el dormitorio con sus propias iniciativas. Además, la biblioteca, a la que hemos ayudado a rehabilitar, es un espacio muy apreciado por los jóvenes del barrio.

¿Ustedes han propuesto actividades en la biblioteca de Qosqo Maki ?
Efectivamente, cuando hemos descubierto el lugar y encontrado a los usuarios, hemos pensado en organizar directamente un taller de circo para ellos. La idea fue aprobada por los voluntarios de la institución, ya que es muy enriquecedor para los jóvenes tener animadores puntuales en otras actividades que no las hacen normalmente.

Así, hemos podido organizar un taller de una hora y media con los participantes de la biblioteca: hemos hecho juegos de grupo, malabares...

 

¿Fue difícil para ustedes organizar actividades con los participantes de la biblioteca?
No, al contrario, nuestra propuesta de hacer un taller de malabares con los jóvenes fue un éxito. Hemos propuesto una fecha con los educadores y ellos han mostrado el interés pedagógico y la posibilidad de realizar este taller como lo pensamos.

La asociación ya tenía material para hacer malabares creados por los educadores y los chicos de la asociación, también hemos usado nuestro propio material para hacer este taller.

 

¿Recomendarían Qosqo Maki en el futuro?
¡Claro que si! La acogida fue calurosa y agradable. El lugar es acogedor, bien cuidado y cerca del centro, la cama en el dormitorio es barata y sobre todo, es posible formar parte de las actividades en la asociación si lo deseamos. Este lado participativo es muy positivo cuando buscas otra forma de viaje.

Recomendar Qosqo Maki es la continuidad de esta experiencia que hemos podido vivir allá como parte del viaje. También es nuestra manera de agradecer la asociación por su acogida y el trabajo que realiza con los jóvenes.

 

Léo Thévenin