“Solos vamos más rápido, juntos llegamos más lejos”


Somos Agathe y Thibault, una pareja francesa y hemos tenido la oportunidad de descubrir la Asociación Qosqo Maki durante los meses de julio y agosto 2017. Hemos trabajo durante tres años como animadores sociales en una asociación que se llama “Les Ateliers Nomades” / “Los Talleres Nómadas” en Autun, Borgoña, Francia, con la cual hemos creado proyectos locales de desarrollo social (jardines compartidos, talleres de bicicletas cooperativas, apertura de un lugar participativo con los habitantes, salidas organizadas con las familias….). Después de esta experiencia, queríamos aprender más y conocer otros proyectos colectivos en el mundo. Es la razón por la cual hemos creado la asociación « La vie des Autres » / « La vida de los otros » en 2016.

 

En 2017, hemos estado viajando con nuestra cámara para entender y valorizar iniciativas donde el ser humano es el centro del proyecto. Hemos visitado Asia, América Latina y próximamente vamos a seguir con el continente africano. Grabamos estos proyectos en video para después poder hablar de ellos a nuestro alrededor con el objetivo de mostrar que sí es posible hacer cosas todos juntos y ser positivos con nuestro mundo actual. Además de la realización de un documental con los proyectos que encontramos, proponemos nuestra propia iniciativa, la “maleta de compartir”, una maleta llena de diversos juegos para intercambiar, juntar a la gente y provocar el encuentro.

 

En el Perú, es en la Asociación Qosqo Maki donde hemos orientado nuestro proyecto. Durante los dos meses en el terreno, hemos podido entender rápidamente el aspecto participativo del proyecto ya que la asociación le da mucha importancia al lugar atribuido a los jóvenes.

 

 

¿Cómo se traduce esta participación en Qosqo Maki?
Las asambleas organizadas con los usuarios del dormitorio y de la biblioteca son los elementos centrales de esta dinámica participativa.

*

En el dormitorio, la asamblea tiene lugar cada martes. Hemos tenido la oportunidad de poder participar en varias de ellas y nos hemos quedado impresionados por el lugar que ocupan los jóvenes dentro de estas asambleas. De hecho, se producen más momentos de intercambios cuando los jóvenes pueden hablar de sus preocupaciones o percepciones a los educadores y a los otros jóvenes que cuando los educadores exponen los problemas o eventuales reproches.

 

El posicionamiento de los educadores deja una gran libertad a los usuarios del dormitorio. Aun con este posicionamiento, vemos muy rápidamente el respeto de los jóvenes hacia los adultos. El hecho de responsabilizar a los jóvenes poniéndoles en el centro de la organización permite que los chicos/as se apropien del lugar más fácilmente, favoreciendo así su respeto. Notamos también que los nuevos usuarios se apropian muy rápidamente del lugar y entran directamente en el funcionamiento general del dormitorio participando en las tareas diarias pero también participando en las asambleas del dormitorio. Estas asambleas favorecen el efecto de grupo y la apropiación colectiva permitiendo a cada uno ser parte del proyecto y expresar su opinión. También hemos visto que dar la oportunidad a cada uno de los jóvenes de poder añadir un tema que le parezca importante a la agenda es un medio excelente para poder desarrollar la participación activa. Lo tomamos en cuenta para nuestros próximos enfoques participativos.

 

Durante las asambleas y los diferentes momentos que hemos podido vivir en el dormitorio (desayunos, limpieza general, tareas diarias…), hemos estado gratamente sorprendidos por el respeto que los usuarios tienen unos hacia los otros siendo unos treinta adolescentes que comparten su vida cotidiana dentro de este espacio colectivo.

*

En la biblioteca, la asamblea es sobre todo una oportunidad de intercambiar experiencias de la semana pasada entre los usuarios y educadores. Estas reuniones, que tienen lugar todos los lunes, permite informar sobre la programación de la semana y tratar puntos bien definidos (el comportamiento, una nueva actividad, la llegada de un interviniente…). El funcionamiento de esta asamblea es diferente de la del dormitorio ya que los puntos conversados no conciernen tanto a lo cotidiano de cada uno. Sin embargo, hemos estado sorprendidos por la presencia voluntaria y regular de los jóvenes. El enfoque participativo implementado por Qosqo Maki permite, dentro de la biblioteca, extenderse más ampliamente a los jóvenes del barrio. Esta apropiación entre los jóvenes del barrio y los del dormitorio permite también a cada uno sentirse como actor participe del espacio.

 

La voluntad de los educadores de dar la oportunidad a los jóvenes del dormitorio de llevar la asamblea conjuntamente es algo sobresaliente. Todavía está en proceso pero esperamos que siga y permita a los jóvenes del dormitorio encontrar cada vez más su lugar en este espacio abierto a todos.

 

Nuestras preguntas
¿Es fácil para cada uno de los « participantes » expresarse de manera abierta en momentos colectivos como las asambleas?¿Se expresan también de manera individual con los educadores?

 

 

¿Por qué la participación en la biblioteca nos parece diferente de la del dormitorio?
Primero porque el uso de estos dos espacios son muy diferentes. Uno es un verdadero espacio de vida para los jóvenes del dormitorio y el otro es un lugar lúdico para estos mismos jóvenes como para otras personas del barrio. La diversidad del público presente en la biblioteca seguramente hace que la participación de cada uno es más difícil. De hecho, hemos sentido una implicación menos importante de los jóvenes en la biblioteca en comparación con el dormitorio, en particular para el orden y la limpieza.

 

Sin embargo, la asamblea de la biblioteca es más reciente y nos parece normal que la participación de cada uno en este espacio sea menos importante de momento. El desarrollo de un enfoque participativo necesita su tiempo. En lo que concierne al manejo de las asambleas de la biblioteca por parte de los jóvenes, seguramente provoque un proceso de aceleración del proceso participativo.

 

¿Para qué sirve esta participación?
En cada espacio participativo que hemos creado en Francia, hemos podido notar que cada uno se había apropiado del proyecto porque sentían que eran parte del espacio y cada uno era una pieza clave de la propuesta. Una apropiación que no tuvo lugar con otros proyectos donde los habitantes se posicionaban más como consumidores que como participantes activos en los proyectos.

 

En Qosqo Maki, hemos tenido la suerte de poder impregnarnos de un proyecto participativo que nos parece ser un ejemplo formidable en el hecho de que el hacer conjuntos favorece el desarrollo personal y la socialización. Eso permite el empoderamiento de cada usuario y favorece la implicación y la apropiación de los espacios. Este método basado en la interacción permanente con los usuarios favorece el intercambio y respeta la manera de pensar de cada uno. De hecho, este dialogo permanente entre los usuarios y los educadores permiten a los jóvenes intercambiar sus opiniones, desarrollar conocimientos y favorecer un espíritu de ayuda mutua, de compartir y de tolerancia.

 

Esta participación colectiva permite también a la asociación orientar su desarrollo sobre ideas o necesidades que surgen directamente de los usuarios de los diferentes espacios educativos. También llamada cogestión, favorece así la satisfacción de todos en un funcionamiento colectivo y eso, a pesar de los compromisos personales en las tomas de decisiones.

 

Como dice el proverbio “Solos vamos más rápido, juntos llegamos más lejos”. De hecho, a veces es más fácil y más rápido hacer las cosas solos y tomar decisiones sin dialogar pero a menudo se puede notar que el resultado es diferente (falta de apropiación, de motivación, de implicación, disminución del tiempo voluntario…). Todo esto toma tiempo, pero la Asociación Qosqo Maki, con mas de 25 años de experiencia, ha demostrado muy buenos resultados con proyectos actuales que se están desarrollando y nuevos proyectos implementados con y para los usuarios.

 

Es con una gran satisfacción que añadimos este proyecto a nuestro documental sobre el “vivir mejor juntos”.

 

Agathe y Thibault Mouginot