Inmersión en la filosofía de Qosqo Maki: Bijan comparte su experiencia


En Julio de 2014, me encontré con tres miembros de Qosqo Maki – Ricardo, Alex y Waldir – durante los “CATS Conference” (catsconference.com) en Caux, Suiza. Ellos conducían una sesión plenaria por la mañana y así conocí a AQM. Su presentación fue muy impresionante, y estaba muy entusiasmado de que una delegación del Perú estaba presente. Ese año, había pocos participantes fuera de Europa, así que su presencia era muy importante, como el mensaje sobre el enfoque que tiene AQM en su manera de acompañar a los niños, niñas y adolescentes trabajadores. Después de su presentación, hablé con Ricardo y lo invité con Alex y Waldir a participar en un taller que co-facilitaba esa semana sobre el “Article 15 Project” (crc15.org). Durante este taller, he aprendido más sobre Qosqo Maki, su filosofía de educación en libertad, y cómo los usuarios del dormitorio cogestionaban el Dormitorio, la panadería y la carpintería.

 

Visité AQM en Agosto de 2015 por solamente dos semanas. Aunque fue un tiempo muy corto, he aprendido mucho de todos en AQM, y espero que lo que compartí también era útil.

 

Al momento de mi visita, estaba buscando organizaciones cogestionadas por jóvenes y adultos. He leído mucho sobre varias asociaciones de niños, niñas y adolescentes trabajadores en toda América Latina, como en otras regiones del mundo. Muchas de ellas funcionaban de manera autónoma, aunque había claramente adultos de apoyo involucrados. Otras tenían menos grados de libertad por control de los adultos, pero ni una estaba exenta de los asuntos de desequilibrio de poder entre los jóvenes y los adultos. He visitado AQM para ver la filosofía de educación en libertad en acción, entender mejor cómo nació la organización, su funcionamiento y cómo sus experiencias pueden ser relevantes para otras organizaciones. Hay muchas organizaciones con misiones similares que son de crear espacios donde los jóvenes pueden tomar decisiones por ellos mismos para contribuir a su propio bienestar y al bienestar de los otros. Y todas enfrentan un reto común: mantener de la mejor forma el equilibrio de las dinámicas de poder entre los jóvenes y los adultos.

 

 

Antes de llegar al Perú, estuve en contacto con Indah. Ella organizó todo para que pueda hacer voluntariado en la biblioteca cada noche. Cuando visité La Chocita, estaba sorprendido por el espacio físico. Es un lugar versátil, y aunque está abierto a la comunidad solo por las noches, es un ambiente acogedor. Durante mi tiempo allá, tuve la oportunidad de ver en qué AQM desempeña un papel importante en el Cusco, no solo para los usuarios del dormitorio, sino también como lugar de encuentro para los niños y adultos del barrio. Manejar el espacio no es cosa fácil, y fue impresionado por el personal dedicado en AQM. Es obvio que todo el mundo acá se preocupa por el bienestar de los otros, y aunque era un desconocido, me sentí bienvenido. Había también otros extranjeros visitando y haciendo voluntariado al mismo tiempo que yo. Creo que eso es otro papel importante de AQM, tener un hospedaje, pero que está más dirigido a las necesidades de la comunidad que simplemente a los beneficios económicos del turismo. He venido para entender cómo AQM ha tenido éxito y ha luchado para lograr la autonomía financiera. Mientras muchas personas están de acuerdo de que uno de los objetivos sociales para cada uno es vivir con dignidad, sin importar su edad o condición social, hay una falta de acuerdo en la sociedad sobre cómo lograr este objetivo. La filosofía y los métodos de AQM pueden estar interpretados como radicales; no porque son imposibles o caros, sino porque intentan expresamente y sin remordimientos desmantelar los desequilibrios de poder en la sociedad que violan los derechos humanos.

 

Aparte de esto, he participado en la reunión de los educadores y otras reuniones festivas. También he desarrollado capacitación para algunos de ellos sobre la herramienta del “Article 15 Project” que había compartido con Ricardo, Alex y Waldir el año antes. El objetivo de esta sesión era la relación organizativa entre el dormitorio y la biblioteca, y si las responsabilidades para manejar esos espacios sobreponían o no.

 

Como he mencionado antes, además de compartir las herramientas de investigación del “Article 15 Project”, la razón principal de mi visita fue ser testigo del proceso de educación en libertad. Tuve suerte de que los miembros del dormitorio me han dejado observar sus asambleas semanales: es un espacio donde creo que una gran parte de la filosofía de AQM está creada, mantenida o cambiada. Las asambleas pueden estar caóticas, pero dentro de este caos, hay orden. Estaba sorprendido de ver que no había votación en las asambleas, pero más bien un acuerdo general para cada decisión. Hasta este momento, pensaba que la votación era una de las prácticas más fundamentales de la toma de decisión democrática en grupo. Pero he observado que los jóvenes y adultos de la asamblea han creado una alternativa que no está basada en la popularidad, sino que todas las decisiones, aun las menores, son oportunidades para construir una comunidad cohesionada, y que las opiniones de cada uno no son razones para dividir el grupo. Presencié y aprendí cómo esta práctica de crear un ambiente comprensivo, y no un ambiente polarizado, es central para la cogestión de AQM por los jóvenes y adultos; esto promueve el respeto de la dignidad humana de cada uno.
¡Una mención especial para decir que estuve muy impresionado por la calidad de las pastelerías y el café de la panadería!

 

He aprendido tanto durante mi estancia en AQM; más que lo que puedo describir acá. Agradezco mucho a todo el equipo AQM, en particular Indah, Isabel y Coco quienes contestaron generosamente a todas mis preguntas.

 

Bijan Kimiagar