¡De vuelta al cole!


Ni una fuerte lluvia, ni el granizo, ni los carnavales pudieron alejar a los chicos de unas vacaciones extraordinarias!

 

De lunes a sábado hemos esperado las 3 de la tarde para abrir las puertas y recibir a chicos que, en grupo o de uno a uno, llegaban corriendo a Qosqo Maki para venir a jugar y aprender los talleres de circo, teatro, manualidades, cocina y de envió de cartas que realizan con chicos que aprenden español de una escuela en Francia, que preparamos para ellos. Algunas veces ni listos estábamos para abrir pero Grace, siempre, tan desbordante de energía, tocando el timbre minutos antes para ayudarnos a preparar todo. En este verano, hemos compartido, aprendido y vivido muchas experiencias juntos. Y no solo con los chicos del barrio, sino también con los del dormitorio y con los educadores.

 

Una tarde alocada, en la que los juegos de mesa no les era suficiente, sacamos el salta sogas y bastó que me enseñaran un grupo de 6 canciones las cuales significaban cada una un nivel, para que con cada una de ellas den vueltas, piruetas y saltos más rápidos para pasar el reto, cantar la siguiente y así comenzar el juego, la diversión y la algarabía. Ahora, cada tarde, antes de empezar las actividades jugamos a la cuerda. A veces, vienen niños nuevos y entre todos les enseñamos las canciones y a saltar. El ver sus sonrisas cada tarde mientras hago girar la cuerda y cantamos me llena el alma.

 

Estando a puertas del taller de títeres, y mientras esperábamos la llegada de más chicos, les dimos unos hilos encerados para hacer pulseras de macramé; en un primer momento, curiosos, uno a uno se fueron acercando, pidiendo orientación, combinando colores, viendo las demostraciones y para cuando nos dimos cuenta era una mesa repleta de chicos haciendo pulseras, contándose historias, riendo y creando nuevos modelos. Les gustó tanto la actividad que los modelos que sabíamos de pulseras no nos bastaban, siempre querían hacer y aprender más de ellos. Ahora lucen en las muñecas unos bonitos modelos que se hicieron.

 

Algunos dicen que el comienzo de una nueva etapa siempre significa el cierre de otra, pero acá no pasa lo mismo, seguiremos brindando talleres todo el año en el horario de 5 a 9pm parar poder seguir recibiendo a más chicos que ahora regresaron al colegio.

 

Lo mágico del verano no termina en Qosqo Maki!

 

Ysabel Pastor